ES

Hospital CIMA Barcelona

ACTUALIDAD Y CONSEJOS DE SALUD

Trastorno de Ansiedad Generalizada: síntomas, consecuencias y tratamiento

  • Compartir esta noticia
Trastorno de Ansiedad Generalizada: síntomas, consecuencias y tratamiento

Descubre qué es el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), cuáles sus síntomas, consecuencias, diágnostico diferencial y qué tratamiento seguir para curarlo.

Validado por: Dr. Figueredo Braslavsky, Jefe de Servicio de Psicología y Psiquiatría en Hospital CIMA

¿Te cuesta constantemente concentrarte en una tarea porque estás preocupad@ y nervios@?, ¿te sientes preocupad@ o ansios@ la mayor parte del día y por motivos muy diferentes?, ¿tienes miedo a que siempre suceda lo peor?, ¿tienes miedo a tomar decisiones por miedo a las consecuencias?, si la respuesta a estas preguntas esa afirmativa es probable que estés sufriendo un Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Antes de nada, debemos explicar que la ansiedad es algo generalizado y habitual en nuestras vidas; todos nos preocupamos por el trabajo, la salud, problemas profesionales y laborales o el dinero, sin embargo, las personas que sufren un trastorno de ansiedad generalizada sufren preocupación y ansiedad de manera desmesurada y excesiva sobre cualquier evento del día incluso lógicamente entienden que no deberían sentirse así; es decir, su intensidad, duración o frecuencia son desproporcionadas en relación con la probabilidad del impacto real de lo que el paciente teme. Es muy frecuente que estos pacientes sufran esta ansiedad y preocupaciones excesivas todos los días y durante varias horas. Además, para ellos suele ser muy frustrante porque son incapaces de controlar estas preocupaciones y nerviosismo. 

¿Qué es el trastorno de la ansiedad generalizada?

El Trastorno de la Ansiedad Generalizada es uno de los trastornos más comunes que podemos encontrar en la sociedad. En él están involucrados los pensamientos, los estados de ánimo y las emociones que se reflejan en síntomas físicos.

En este caso, y al igual que ocurre con otros trastornos, interviene una predisposición biológica junto a otra psicológica.

Si bien se ponen en juego componentes tanto físicos como psíquicos, lo que destacamos es que estamos frente a síntomas que están entrelazados con las vivencias y la historia de cada paciente. Frente a lo vivido cada uno responde de un modo particular y es justamente este modo de interpretar las vivencias que hacen que los síntomas sean en ocasiones tan resistentes.

Las experiencias de eventos traumáticos o muy estresantes vividos a lo largo de la vida (enfermedades, muertes cercanas, agresiones físicas o sexuales, conflictos familiares, ciertos estilos educativos que favorecen un apego inseguro a sus seres queridos, etc) pueden ser algunas de las causas del trastorno de la ansiedad generalizada.

Síntomas del trastorno de ansiedad generalizada

Los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada suelen ser molestos e incapacitantes, en algunos casos, ya que aparecen en muchas situaciones diferentes. Sus síntomas más habituales son:

  • Preocupación constante y tendencia a exagerar cualquier tema aunque no haya motivos reales ni aparentes.
  • Percibir situaciones como amenazantes incluso cuando no lo son.
  • Dificultadas para lidiar con situaciones de incertidumbre.
  • Temperamento indeciso y miedo a tomar decisiones equivocadas.
  • Incapacidad para dejar de lado una preocupación.
  • Dificultad para relajarse.
  • Sensación de nerviosismo, de estar al límite, excitación.
  • Incapacidad para concentrarse o sensación de que la mente se queda bloqueada y no nos deja pensar ni actuar.
  • Trastornos del sueño, lo que conlleva a un cansancio constante y generalizado.
  • Sudoración excesiva, falta de aire y mareos.
  • Tensión
  • Dolores musculares, temblores, tic nerviosos e incluso dolores de cabeza o de estómago (y dificultad para tragar e ingerir cualquier alimento).
  • Tendencia a los sobresaltos.
  • Sensación de irritabilidad constante.

Diagnóstico diferencial del trastorno de ansiedad generalizada

Es importante destacar para que un diagnóstico del Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG), los síntomas anteriormente nombrados se tienen que haber dado durante al menos un periodo de 6 meses y todos los días. La diferencia entre las preocupaciones de las personas con o sin este trastorno no está en el contenido de las preocupaciones sino en la intensidad, frecuencia y duración y en la incapacidad de controlar esas emociones y pensamientos.

Un ejemplo de este tipo de trastornos de ansiedad generalizada podría ser una persona que tiene miedo a contraer una enfermedad grave (o su familia) y que a la vez pueda perder el trabajo, tener problemas económicos o que su pareja lo pueda abandonar. Como ves, este ejemplo es bastante improbable y esta persona tiende a adelantarse a los acontecimientos y a sufrir por ellos sin que nada de ello aún haya acontecido. Una posibilidad se convierte para el paciente en una certeza. Otro ejemplo podría ser un padre/madre obsesionado por la seguridad de su bebé; por si se atraganta, por si no escucha/ve las señales que le indiquen que su hij@ está en peligro pudiendo morir por su culpa.

Tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada: ¿cómo curarlo?

La psicoterapia y en casos en donde los síntomas son incapacitantes, la medicación son los tratamientos más eficaces ante el trastorno de ansiedad generalizada. La psicoterapia permite a los pacientes entender sobre la lógica de lo que le sucede y por tanto encontrar otro modo mas saludable de hacer con las cosas a las que se enfrenta en su vida. Además también se utilizan tratamientos alternativos como técnicas de relajación, la meditación, mindfullness o el yoga pueden contribuir a obtener resultados beneficiosos en combinación con la psicoterapia.

En el caso de sufrir ataques de ansiedad o pánico propio o que está sufriendo otra persona, algunos consejos a seguir por nuestros especialistas son:

  • Controlar la respiración: la ansiedad activa el sistema nervioso autónomo que prepara el cuerpo para la acción segregando adrenalina y noradrenalina, se dilata la pupila para tener mayor agudeza visual, aumenta la presión sanguínea para llevar más rápidamente la sangre a los músculos y aumenta también la tasa respiratoria para generar más oxígeno en la sangre que es el combustible del organismo. Toda esta activación física se puede combatir con una buena respiración diafragmática, lenta y profunda.
  • Sustituir los pensamientos irracionales negativos por pensamientos más ajustados a la realidad. Hay personas que cuando están teniendo un ataque de ansiedad piensan que están teniendo un infarto o que incluso están perdiendo la cabeza. En esto momentos, si fuera posible, habría que escribir estar frases y revisarlas convirtiéndolas en preguntas, Por ejemplo: “¿realmente estoy perdiendo la cabeza?, ¿me voy a morir?”.
  • Darse autoinstrucciones claras, positivas y racionales. Por ejemplo: “Estoy bien/Estás bien, respira lentamente, tranquilízate esto es solo ansiedad”.
  • Tratar de evitar las respuestas de evitación y de huída, puesto que frente a la ansiedad solemos responder como si se tratase de un peligro real (escapando). Esto hay que pararlo porque sino nos limitaríamos cada vez más en nuestro día a día, pues evitaríamos situaciones donde ya hemos tenido un ataque de ansiedad.
  • Aceptar la emoción. La ansiedad no es más que un miedo intenso e irracional. Si nos enfrentamos a él, le quitamos valor y pensamos que solo es miedo, entonces pierde su poder.

Preguntas frecuentes: 

¿Cuánto dura el trastorno de ansiedad generalizada?

Cada persona se enfrenta de manera diferente a un trastorno de ansiedad generalizada por lo que el proceso de recuperación es diferente en cada caso. La incertidumbre de no saber cuánto tiempo nos va a durar este proceso es también un causante de malestar o lo que es lo mismo, la intolerancia a la incertidumbre es lo que nos va a seguir causando ansiedad por lo que lo más recomendable es que el paciente deje de estar pendiente del resultado y siga trabajando con la ayuda del equipo de psicología del Hospital Sanitas CIMA.

¿A qué edad comienza el trastorno de ansiedad generalizada?

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es el resultado de las vivencias de una persona por lo que no hay un tiempo que podamos definir en donde comienza a gestarse. Sí podemos decir que el inicio de la sintomatología no es el momento en donde comienza, sino que es la forma en la que se expresa un conflicto que lleva tiempo conviviendo silenciosamente con cada uno.

¿El trastorno de ansiedad generalizada se puede curar?

Sí, el trastorno de ansiedad generalizada se puede curar y no es una enfermedad con la que el paciente tiene que vivir toda su vida. Una vez que hemos sido tratados de esta patología puede volver a aparecer la ansiedad pero no con la misma intensidad y duración que antes del tratamiento pues, ahora, el paciente tiene las claves para poder enfrentar su vida de un modo mas cómodo.

¿Cómo superar el trastorno de ansiedad generalizada?

Además de las recomendaciones y tratamientos del equipo de psicología y psiquiatría del Hospital Sanitas CIMA de Barcelona, algunas maneras de manejar la ansiedad son: dormir lo suficiente, mantener rutinas y horarios regularmente, salir de casa y hacer actividades al aire libre, mantenerse ocupado, hacer ejercicio, mantener una dieta saludable, no ingerir alcohol, hablar con personas de confianza cuando sea necesario.

Si crees que podemos ayudarte o tienes alguna duda respecto al Trastorno de Ansiedad Generalizada, ponte en contacto con nosotros.

Para más información, consúltanos: 93 362 34 49

 

Volver

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para resolver todas tu dudas. ¡Gracias!

Enviar
La Dra. Gemma Llort del Hospital Sanitas CIMA, entre los mejores oncólogos de España

La Doctora Gemma Llort, del Hospital Sanitas CIMA, nombrada como uno de las mejores médicos oncólogos de España y experta referente en Cáncer ...

Más información
El Hospital Sanitas CIMA se coloca en la posición 21 de los hospitales privados españoles

El Hospital Sanitas CIMA en Barcelona continúa incrementando su buena reputación, así lo afirman los resultados del índice Merco, el principal monitor ...

Más información